Belinda Garen. 7 preguntas sobre postfotografía y su actual exposición en Patricia Conde Galería

Pandora es un proyecto de carácter erótico parte de la serie So-called PHOTOGRAPHY. Platicamos con Belinda Garen sobre postfotografía, su exploración estética y de soportes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

¿Hacia dónde definirías que se acercan hoy las prácticas post-fotográficas y cuáles serían, en todo caso, sus consecuencias en lo que todavía conocemos como fotografía?

La postfotografía se acerca cada vez más a la construcción de identidad de los individuos, a la reafirmación de quiénes somos y nuestras relaciones incluso familiares. La postfotografía va directo a la desmaterialización de la imagen. Sería imposible tener una impresión de cada una de las fotos que se suben diario a las redes. Respecto a la fotografía “tradicional”, la postfotografía nos pone un reto a todos aquellos que nos dedicamos a la imagen: cada vez es más difícil lograr una con la fuerza suficiente para entrar en la mente del público, ya sea como reflexión o como memoria. La saturación es demasiada.

En una actual saturación de imágenes, ¿crees que debamos hallar el momento para frenar la producción fotográfica? ¿O cómo es que deberíamos de re-pensar a ésta?

Esta pandemia de imágenes no es una decisión autónoma de los individuos. Las dinámicas, incluso económicas, que dicta el sistema actual nos exigen tener actividad en redes por medio de imágenes. Para obtener becas u otros apoyos es requisito tener redes sociales; y entre más followers, mejor. Creo que es necesaria una educación visual que nos haga conscientes de la información que fluye con cada imagen que producimos: su lenguaje e implicaciones.

¿Qué te dirigió a explorar una producción interdisciplinaria?

Mi exploración interdisciplinaria se remonta a años antes. En el caso del performance, desde 2007 comencé mi acercamiento con el fotoperformance en mi serie Yaguichi, en la cual pude explorar la relación entre acción e imagen. Por otro lado, desde el 2015 he producido arte objeto en una serie que recién está siendo exhibida en el marco de esta serie —Pandora—. Es muy interesante ver en una sola muestra las 3 disciplinas que me han estimulado creativamente a lo largo de mi carrera.

Para Pandora, ¿qué detonó que, además de otras exploraciones estéticas, te volcaras sobre el retrato erótico? ¿Qué implicaciones tiene esto en cuanto a la narrativa de ocultamiento y revelación en tu serie?

El caso de la fotografía erótica, es otro concepto que ha estado conmigo a lo largo de toda mi carrera; trabajé más de 10 años como fotógrafa para Playboy y algunas otras colaboraciones con publicaciones del mismo corte. Con ello, desarrollé un manejo fluido del lenguaje de la fotografía erótica. En Pandora, esto me vino como anillo al dedo, ya que el erotismo es una sexualidad latente; como las fotos que están dentro de las cámaras análogas. Tanto el erotismo como las fotos sin revelar mantienen su misterio, no se revelan explícitamente.

¿Cómo es que llegas a la afirmación de que la imagen es un acto y no una cosa en Pandora?

En este proyecto en específico, la imagen es el resultado de una investigación teórica muy intensa, así como de exploraciones técnicas y procesuales que son las que me llevaron a este resultado. No es la imagen por la imagen; es la imagen como punto de reflexión acerca de los ritmos y objetivos de la información que nos rodea.

¿Qué ha supuesto esta investigación de la fotografía —en tanto soporte y sujeto— para tu quehacer futuro?

Un parteaguas. Creo que todos los conceptos que empecé a desarrollar en esta investigación son una manera de pensar y hacer fotografía. Un método que puede aprovecharse desde muchos temas para seguir produciendo.

¿Cuál consideras que es hoy el papel y el desempeño de la fotografía?

Dar fe de nuestro paso por el mundo. De nuestras experiencias. La fotografía se ha democratizado hasta dimensiones insospechadas; sin embargo, los que nos dedicamos a ella profesionalmente —y sobre todo artísticamente— tenemos que trabajar más duro para producir imágenes que funcionen y sostengan un discurso propositivo dentro de estos paradigmas sociales.

Conoce más en el sitio oficial de Patricia Conde Galería

CONTENIDO RELACIONADO:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest