‘Juntos Pero No”: el festival virtual que nació durante la pandemia

El Festival se transmitirá en vivo durante 10 horas continuas este domingo 21 junio a partir de las 11 de la mañana
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

A pesar de que la cultura ha hecho de salvavidas, refugio, inspiración y catalizador de emociones durante la pandemia (incluso difundiéndose bajo la falsa idea de que puede ser gratuita sin precarizar a sus creadores), el sector de la industria cultural es uno de los más golpeados por el virus.

A diferencia de otras actividades que comenzarán a recuperarse paulatinamente y encontrarán cómo mantenerse a flote durante la “nueva normalidad”, la industria cultural atraviesa un momento por demás crítico: a los cierres de teatros, foros y espacios de representación de las artes escénicas y musicales, se suma la ofensiva de un gobierno que ha recortado el ya raquítico presupuesto público destinado a la producción artística.

En medio de este escenario, el Festival Juntos Pero No es una iniciativa que nació en la pandemia y llama a la reflexión sobre los artistas y músicos independientes.

Geo Equihua es una artista, antropóloga y gestora de proyectos que forma parte de “Juntos Pero No”, el podcast que comenzó de la mano con el confinamiento y se dio a la tarea de organizar el festival homónimo.

Con la idea de hacer un concierto virtual, Geo Equihua, Pepe Muciño y Luis Cortez comenzaron a idear el festival y tras distintas charlas, establecieron el objetivo del mismo:

“Si vamos a hacer un festival tiene que ser diferente al resto de los festivales, tendríamos que estar planteando algo que invite a la gente a reflexionar sobre qué va a pasar con todos los músicos en este tiempo, pues la cosa pinta como para que todos los foros, bares, restaurantes que es de donde nosotros vivimos de alguna manera con las presentaciones en vivo van a estar cerrados”, explica Geo.

Solidaridad y cooperación

 

La artista capitalina de apellido purépecha define los principios de solidaridad y cooperación como motores del festival:

“Buscamos cómo ser, por un lado, portavoces de una reflexión que se tiene qué hacer desde hace mucho tiempo que es que los músicos merecen ser remunerados, por otro lado que la música tampoco se mueve por entes independientes, sino que es una cosa colectiva: desde cómo aprendes a tocar un instrumento o cómo escuchas a otra gente y tu sonido empieza a evolucionar”.

“En el caso del festival lo que decidimos fue incluir a medios y foros independientes y sobre todo, usar todo esto que vamos a generar para lograr una donación para colectivos que, si bien no están relacionados directamente con la música, también tienen una forma de funcionamiento muy parecida a la nuestra que viene desde la solidaridad, desde ayudar a los demás”.

La curaduría del Festival Juntos Pero No partió de tres criterios fundamentales, “el primer criterio fue que fueran todos músicos independientes con propuestas muy valiosas porque han logrado una dosis de honestidad en su música muy alta, otro fue que tuvieran un trabajo con la colectividad. Para nosotros era importante que entendieran la parte de la solidaridad y el tercer criterio fue que estuviera balanceado el lineup entre mujeres y hombres”.

Cooperación voluntaria consciente, un modelo incluyente

 

“Juntos Pero No” se celebrará el domingo 21 junio a partir de las 11am y aunque todos podrán tener acceso al live stream del evento, mediante un modelo de cooperación voluntaria consciente, el público podrá donar vía PayPal tanto a los artistas que se están presentando, como a dos colectivos elegidos por la organización, El Caracol y Casa Frida.

Geo define este modelo como una cuestión de reciprocidad, de valorar lo que te están dando y de dar lo que toca.

“El Caracol es una organización social mexicana fundada en 1994 que contribuye a la visibilidad e inclusión social de las poblaciones callejeras y en riesgo social. Partiendo desde un enfoque de derechos y perspectiva de género, promueve procesos sociales y acompañamiento educativo para el ejercicio pleno de sus derechos”, afirma Juntos Pero No.

“Casa Frida es un refugio temporal para mujeres y personas que pertenecen a las diversidades sexuales, afectadas por la emergencia sanitaria y la violencia estructural. En Casa Frida, además del apoyo de supervivencia básica, se imparten talleres diversos para la formación y capacitación de lxs refugiadxs, para buscar alternativas tanto de reinserción a la sociedad, como para sanar emociones”.

Durante 10 horas continuas se transmitirá en vivo la participación de cada uno de los 19 artistas independientes de diferentes estados y países a través de los perfiles de Facebook de los artistas, medios y foros involucrados.

Finalmente y ante la pregunta expresa de cuál es el camino a seguir para la industria cultural, ante una coyuntura que parece inexorable, Geo Equihua convoca a la colectividad y autogestión:

“Es muy importante que ahora más que nunca nos hagamos de estas herramientas de autogestión, que echemos a andar proyectos autogestivos y le recordemos constantemente al público que esta reciprocidad es básica para que podamos hacer lo que a ellos tanto les gusta”.

Conoce el lineup completo en el sitio oficial y no te pierdas el Festival Juntos Pero No desde las redes de acento.

CONTENIDO RELACIONADO:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram