Cine de terror mexicano Macario

10 películas del cine de terror mexicano que no puedes perderte

Diez largometrajes que nos demuestran el verdadero poder que tiene el cine de terror mexicano frente a una industria dominada por Hollywood.

La temporada de Halloween se acerca y el terror también. Los productos que inundan estas fechas son de un color fúnebre y siempre en la mejor disposición de sacar un susto a quien se atreva a enfrentarse a ellos. Los más populares son las películas de terror. Muchas hay en el mercado de otoño, en su mayoría producciones cinematográficas hollywoodenses o, mejor dicho, las más conocidas. Sin embargo, hay un amplio mercado del cual escoger y que no se limita a esta industria; aunque no esto no se crea del todo. Y es que el cine de terror mexicano tiene buenos elementos para hacer saltar de los asientos a los espectadores.

Esto parecería un descubrimiento, pero no es del todo una novedad (sólo falta algo de difusión) que el cine de terror mexicano tiene buen material y muy bien hecho para sentirnos orgullosos de este género; más allá de las producciones contemporáneas de baja calidad que —con decepción— se elevan por encima de aquellos proyectos independientes hechos congruentemente. Mismos que merecerían estar en esos lugares.

Siendo un lugar con tantas leyendas y mitos, México durante los años 50 y hasta los 80, mencionando también un decoroso par de veces en este siglo XXI, tiene producciones muy brillantes de terror. Sobre todo por el manejo del guion, la dirección y, lo más interesante de todo, lo que se cuenta sobre el origen de sus producciones.

Con ello queremos sostener que el cine mexicano no solamente se limita a producciones sin sentido; por lo tanto, aquí va una lista con las 10 mejores películas del cine de terror mexicano.

Alucarda, la hija de las tinieblas (1978)

Esta película a manos del director Juan López Moctezuma versa sobre Alucarda y Justine, quienes se encuentran con un grupo de gitanos en el bosque; quienes llevan practicas de brujería. Todo lo relacionado con muerte, sangre, vampiros, el diablo y sacrificios se pueden encontrar aquí de una forma brillante en esta cinta. Un buen inicio para quien se adentre al cine de terror mexicano.

Macario (1960)

Dirigida por Roberto Gavaldón, éste es un clásico del cine mexicano. Imperdible.

Un leñador que cansado de la vida y de siempre trabajar más de lo que puede dar, se interna en el bosque con un jugoso pavo, el cual tendrá que compartir con tres extraños personajes. Esta película fue nominada al Óscar como mejor película extranjera y ganó el premio a mejor fotografía en Cannes. Sin duda, un producto del cual estar orgullosos; una obra maestra del cine de terror mexicano.

Tenemos la carne (2016)

Dirigida por Emiliano Rocha Minter, esta historia narra cómo dos hermanos que huyen de su casa buscando un lugar en el cual quedarse dan con un edificio abandonado (aparentemente), cuando de repente hallan a un hombre de mediana edad. Un sujeto que les ofrece un trato que despertará sus instintos más viles. Un thriller psicológico que contiene escenas muy explícitas de sangre, sexo y locura; un representante contemporáneo del cine de terror mexicano.

Santa Sangre (1989)

Dirigida por Alejandro Jodorowsky, se sigue la historia de Fénix; un joven que está internado en el psiquiatra y que, tras recobrar sus memorias, se puede comprender mucho mejor por qué se halla en dicho lugar. Su pasado involucra una serie de encuentros esotéricos y sexuales con miembros de un circo retorcido que te dejará sin habla. Indudablemente, una película con el sello de Jodorowsky y digna del cine de terror mexicano.

Hasta el viento tiene miedo (1968)

Dirigida por Carlos Enrique Taboada. Cuando Claudia y sus amigas se portan mal, son llevadas a modo de castigo a un internado; mismo que es aterrorizado por un ente maligno. La historia oscila entre las víctimas del mismo y la protagonista. Otro clásico del cine de terror mexicano.

El libro de piedra (1968)

Otra de Carlos Enrique Taboada. Ésta cuenta la historia de una institutriz que debe educar a una niña muy particular, la cual juega constantemente con una estatua de piedra a la que nombra Hugo. Poco a poco descubrirá lo macabro de la situación y lo que verdaderamente esconden tanto la niña como la institución en la que trabaja. Una espeluznante narración que hoy se halla entre los clásicos más entrañables.

Aquí te dejamos la sinopsis sin spoilers, pues el trailer ya no se encuentra disponible (más que el del remake del 2008).

Cronos (1993)

Ésta es la ópera prima de Guillermo del Toro donde cuenta la historia de un científico del siglo XIV, quien con sus conocimientos en alquimia puede crear un artefacto que da la vida eterna. Este mismo aparato prevalece hasta el siglo XX, en el año de 1997, lo cual al ser sabido desemboca en una disputa de sangre por la vida eterna. Película que involucra acción al genero de cine de terror mexicano… además de refrescarlo.

El espejo de la bruja (1962)

Del director Chano Urueta, este filme relata cómo un hombre asesina a su esposa para casarse con otra. Años después, la exesposa cobra venganza mediante el espejo hechizado que su tía (una bruja) habría guardado. Una odisea de drama, terror y desfiguros (literal). Trama que añade un toque más dramático al cine de terror mexicano.

Sobrenatural (1996)

Otra ópera prima, pero a manos de Daniel Gruener, protagonizada por una joven Susana Zavaleta que interpreta a Dolores, una chica que presencia un asesinato. Con toda la paranoia del mundo encima, ésta cree que el asesino vendrá por ella para no dejar ningún testigo. Un thriller psicológico con toda la identidad mexicana en cada segundo.

Vuelven (2017)

Película de Issa López donde narra la vida de Estrella, una niña de 12 años cuya madre fue asesinada por el crimen organizado. Su deseo de que vuelva es tan fuerte que regresa en forma de fantasma. Una narrativa interesante que se suma a este género del cine de terror mexicano

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
SIGUE LEYENDO

Relacionado: