“Trabajo con manchas, pero eso no significa que no haya mucho detrás”: José Manuel Ciria

Previo a la presentación de Territorios y Mapas, Ciria deja en claro un par de cosas: lo suyo no se alinea con los pintores intuitivos y a pesar de que juega con la abstracción, la geometría y manchas, el pintor considera que su última exposición es eminentemente política
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

La producción artística de José Manuel Ciria es un punto de partida idóneo para desmontar distintos mitos inherentes al arte abstracto. Tras confesarse aburrido de la escena madrileña, el pintor español nacido en Manchester en 1960 que carga en su haber estadías artísticas en Tel-Aviv, París, Roma y más recientemente Nueva York, voltea a México con la mira puesta en establecerse por un tiempo y contribuir al circuito del arte en la capital: “El proyecto es vivir aquí. Queremos montar una casa taller en la Roma Norte, estamos buscando un espacio para darle forma a esto…México me gusta, porque las musas aquí me tocan, me gusta el color, el sabor, la atmósfera, la luz”, cuenta para acento previo a la inauguración de Territorios y Mapas, su sexta comparecencia en nuestro país:

“Por un lado siempre digo que mi obra se puede clasificar dependiendo del lugar donde he trabajado. Si yo tengo un estudio en Tel-Aviv trabajo de una manera, en Berlín de otra manera, si estoy en Nueva York y a mí me gusta subrayarlo, que se note la diferencia”, asegura Ciria.

Previo a la presentación de Territorios y Mapas, José Manuel Ciria deja en claro un par de cosas: lo suyo no se alinea con el expresionismo abstracto ni con los pintores intuitivos y a pesar de que juega con la abstracción, la geometría y manchas, el pintor considera que su última exposición es eminentemente política. 

Territorios y Mapas: una declaración política

 

¿Qué hay detrás del conjunto de obras que abordan la identidad y memoria individual y dan forma a la exposición? ¿Cómo transita la plataforma teórica sobre la que se sustenta la producción artística de Ciria hacia un concepto, una idea, una provocación, un título?

“No solamente por el tema geográfico, sino por la falacia, es un tema político. Muchas veces el territorio no se corresponde con el mapa. Los humanos nos empeñamos en separar, imponer fronteras y no deberían de existir, yo creo que el que quiera delinquir que vaya a la cárcel, pero quien quiera trabajar que vaya a donde le dé la gana… A mí lo que me molesta es que tanta gente que lo único que quiere es encontrar un lugar de trabajo mejor y es incapaz de entrar, porque hay una línea divisoria que hemos dibujado que no existe en el mapa realmente. Si tú te pones a volar encima de esos países tú no ves ninguna raya que separe. Es un mapa político, eso no existe en la realidad, y no me gusta”, Territorios y Mapas obedece a eso.

La obra de Ciria, ¿expresionismo abstracto?

 

La comparación en el arte puede llegar a ser odiosa, pero no suele mentir. La resaca de las vanguardias del siglo XX lleva a más de uno a pensar que todo está hecho y al mismo tiempo, que no hay intersticio disponible para abrir un punto de quiebre y marcar una separación con los movimientos que delinearon la centuria más decisiva en la historia de la humanidad.

Al respecto, Ciria se sincera y aborda una pregunta común desde la raíz. –¿Qué tanto tiene su obra en común con el expresionismo abstracto?

“Mi obra tiene un aspecto de expresionismo abstracto, sí. Pero yo me considero un artista conceptual que me expreso con pintura. Tengo cosas de expresionista abstracto y tengo muchas cosas que no lo son. Aparte, por supuesto hago instalaciones, hago fotografía, pero lo que más me interesa es la pintura. En pintura dices “expresionismo abstracto” y a mí se me queda limitado. Evidentemente, trabajo con manchas, pero eso no quiere decir que sea solamente expresionismo, hay mucho más detrás”.

Para mostrarlo, José Manuel analiza las condiciones históricas en que nació el expresionismo abstracto en Estados Unidos en el contexto del inicio de la Guerra Fría con la misma verdad que caracteriza a su obra:

“Los americanos después de la Segunda Guerra Mundial descubren que no tienen absolutamente nada, mientras que los rusos tienen un paisajismo en el siglo XIX que es absolutamente delirante y cuando llega el siglo XX, Moscú es una ciudad tan cosmopolita como era París y empiezan a hacer cubismo. Los rusos sacan los movimientos, sacan el suprematismo de Malévich y el constructivismo… y ¿qué tienen los americanos? cuatro pintores que pintaban búfalos, no tienen nada.

Durante la Segunda Guerra Mundial hay muchos surrealistas y otros artistas que se exilian, se van a EEUU. eso provoca que muchos de ellos, por ejemplo Hans Hoffman empieza a dar clases ahí y el tío de repente decide que la pintura puede ser plana y que no tiene porqué representar absolutamente nada volumétrico y es una revolución, que luego mostró de forma eficaz por ejemplo Jasper Johns.

¿Qué ocurre? Que después de la Segunda Guerra Mundial los americanos no tienen nada y tienen que pintar su movimiento, tienen que encontrarse algo que sea americano, puramente americano. Y se inventan el expresionismo abstracto, el action painting donde el líder supremo es Clement Greenberg, quien posiciona el movimiento a nivel conceptual y teórico”.

Estamos situados frente a la misma pregunta y aunque la respuesta luce cada vez más evidente, también alienta un envión de nuevos cuestionamientos: ¿Que si el expresionismo abstracto es político? ¿Acaso el apolitismo no es una posición eminentemente política? ¿El arte es una representación de la sociedad, o viceversa?

“Una cosa es el mercado, el dinero y otra cosa es el arte”

 

“Aún cuando los ves juntos, parece que todos estaban haciendo lo que había que hacer en aquél momento. Mi forma de trabajar obedece más a una postura europea donde expresionistas ha habido en España y pienso que el tema gestual escapa completamente a la noción americana, el expresionismo per sé es alemán aunque sea figurativo. El salto a hacerlo simplemente abstracto tiene una raíz europea, no una raíz americana, los americanos lo han convertido en suyo… ¿el siguiente movimiento cuál es? el minimalismo, pero el pop lo han inventado ya puros ingleses. Una cosa es el mercado, el dinero y otra cosa es el arte”.

“Mi pintura conlleva una creación de plataformas teóricas que no existe ningún expresionismo abstracto. Yo pienso que tengo una enorme diferencia con lo que es un pintor puramente intuitivo como puede ser en su momento Willem de Kooning. Quiero que el que le guste mi trabajo y quiera profundizar pueda hacerlo, me interesa poderle dar mucha carne, mucho cuerpo. Siempre he pretendido que el espectador cuando se enfrente a mi trabajo, si no se queda en el velo, en el lienzo y la superficie, se dé cuenta de que detrás hay muchísimo más. Por eso la generación de plataformas teóricas, de escribir e investigar”, finaliza el artista.

Territorios y Mapas de José Manuel Ciria se exhibe en el Espacio de Colaboración para la Producción y Difusión de Arte Contemporáneo (ECPDAC) ubicado en Córdoba 150, Col. Roma Norte. Conoce más de José Manuel Ciria en su sitio oficial.

CONTENIDO RELACIONADO:

acento, México 2019.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest