Templo Ehécatl Quetzalcóatl CDMX

Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl: así es el nuevo museo subterráneo en el centro de la CDMX

Los trabajos de ampliación de un hotel en el Centro Histórico revelaron un antiguo adoratorio dedicado a la deidad del viento, el Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl

Hace poco más de un año, en el Edificio Escalerillas, que está a un lado del Centro Cultural España, abrió un mini museo de sitio que es, literal y metafóricamente, otra de las muchas ventanas que nos permiten imaginar cómo fue Tenochtitlan en sus mejores épocas. Bajo los cimientos de esta construcción del siglo XVIII está lo que algún día fue el templo más importante dedicado a Ehécatl – Quetzalcóatl y un juego de pelota.

Lo que en 2009 inició como una ampliación del Hotel Catedral, cuya entrada está sobre la calle de Donceles, hoy es uno de los museos más jóvenes de la ciudad. Antes de iniciar las obras, los dueños del hotel llamaron a los arqueólogos del INAH para que examinaran los cimientos del edificio, pues sabían que era casi seguro que habría algún vestigio prehispánico allí. 

templo ehécatl quetzalcóatl centro histórico
Foto: Diego Cera
templo ehécatl quetzalcóatl centro histórico
Foto: Diego Cera

Fue así como encontraron dos de las cerca de 70 edificaciones que formaron parte de la capital del imperio Mexica: el templo de Ehécatl – Quetzalcóatl y el juego de pelota. Dos puntos con un enorme significado religioso, pues aunque, tan solo en el Centro se conocen al menos tres edificaciones dedicadas a la deidad del viento, al estar orientada hacia el gran templo a Tláloc es una alegoría perfecta para de cómo el aire antecede a la lluvia.

¿Pero cómo supieron que se trata de un adoratorio dedicado a Ehécatl? Al igual que el de Metro Pino Suarez, este adoratorio tiene una fachada plana y recta y rectangular, mientras que su parte superior es redonda. Además, según las crónicas de Francisco López de Gómora, cuenta que él y otros españoles –incluido Cortés— presenciaron un juego de pelota justo a un lado del templo dedicado a la deidad del viento que, por cierto, tenía una entrada que asemejaba a las fauces de una serpiente emplumada. 

templo ehécatl quetzalcóatl centro histórico
Foto: Diego Cera
templo ehécatl quetzalcóatl centro histórico
Foto: Diego Cera

También lee: Museo Memoria y Tolerancia: recordar para aprender; aprender para no repetir

Cómo visitar el Templo de Ehécatl 

Si bien el museo ya estaba abierto al público, no tiene mucho que la pandemia y los múltiples semáforos epidemiológicos por fin dejaron que tanto los capitalinos como los turistas puedan visitar este mini museo que se encuentra a media cuadra del Templo Mayor. Pero quienes quieran visitarlo, deben saber que, para entrar, no basta solo con saludar al policía y formarse en la taquilla del espacio.

Como en todos los museos de la ciudad, hay que comprar un boleto de admisión. Sin embargo, al ser un recorrido que en realidad no toma más de 15 minutos, la entrada a este basamento viene incluida en el boleto de acceso al Templo Mayor. Así, para que la valga la pena el recorrido, lo mejor es darse una vuelta por los restos de lo que alguna vez fue el centro de la gran Tenochtitlán, su museo de sitio y saliendo, visitar este nuevo mini museo que, aunque breve, es una de las muchas formas de conocer el pasado de la ciudad.

compartir

Diego Cera

Diego Cera

RELACIONADOS