bienal de venecia 2019 curaduria

La 58 Bienal de Venecia y la difusión digital de noticias falsas

La curaduría de la Bienal de Venecia propone a las fake news y los sesgos de la comunicación digital como temas principales y urgentes. ¿Ya sabes por qué?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Poco espacios del arte contemporáneo pueden jactarse hoy como un reflejo fiel de los sucesos que de verdad cambian al mundo y los eventos políticos que marcan el paso de la plástica internacional más allá del mercado. La Bienal de Venecia es, entonces, un encuentro clave para comprender el arte del extremo ahora y que da cuenta de lo vivido. Allí se reúnen los trabajos más destacados a nivel internacional con el (fiel) propósito de brindar al público un amplio panorama de los procesos, inquietudes, conflictos y tendencias que permean a las prácticas actuales. Si a ello le sumamos una curaduría comprometida con las urgencias de hoy y una continuidad estética de lo que viven los países expositores, como es el caso de Venezuela, el resultado es siempre rico y sugerente para la reflexión equivocista.

bienal de venecia 2019 instalacion

Comencemos por la propuesta curatorial.

La 58 Bienal de Venecia cuenta con la dirección artística sobre las diversas exposiciones mostradas en sus sedes de Ralph Rugoff, quien para sorpresa de algunos ha decidido prescindir de un tema específico en la dinámica que gobierna al encuentro. Para esta Bienal, de nombre May You Live in Interesting Times (Que vivas tiempos interesantes), Rugoff propuso una selección flexible y más abierta a la diversidad de pensamientos en comparación con otras ocasiones o plataformas, capaz de dar testimonios múltiples sobre la complejidad de los eventos que permean la cultura, la institucionalidad y las políticas contemporáneas.

«En un discurso pronunciado a fines de la década de 1930, el parlamentario británico Sir Austen Chamberlain invocó una antigua maldición china de la que se había enterado un diplomático británico que había servido en Asia, y que tomó la curiosa forma de decir: “Que viva usted en tiempos interesantes”… “No hay duda de que la maldición ha caído sobre nosotros”, observó Chamberlain. “Nos movemos de una crisis a otra. Sufrimos una perturbación y un shock tras otro”», inicia Rugoff para su texto curatorial.

bienal de venecia 2019 pabellon

Continúa: «Este resumen suena increíblemente familiar hoy en día a medida que el ciclo de las noticias pasa de una crisis a otra. Sin embargo, en un momento en que la difusión digital de noticias falsas y “hechos alternativos” corroe el discurso político y la confianza de la que depende, vale la pena hacer una pausa siempre que sea posible para volver a evaluar nuestros términos de referencia. En este caso, resulta que nunca hubo tal “antigua maldición china”, a pesar del hecho de que los políticos occidentales se han referido a ella en discursos durante más de cien años». Y es que frente a los distintos y funestos hechos de la vida contemporánea, Rugoff identifica en la estética de nuestra época, en las apariciones y gráficas no sólo en sentido artístico sino en cualquier espacio, la responsabilidad de la corroboración y el freno a la dispersión de imágenes equivocadas. O de otro modo, a propiciar el pensamiento crítico en vez de la difusión de relatos sin fundamento.

Rugoff dice:

«May You Live in Interesting Times sin duda incluirá obras de arte que reflejan aspectos precarios de la existencia actual, incluidas las diferentes amenazas a las tradiciones, instituciones y relaciones clave del “orden de posguerra”. Pero reconozcamos desde el principio que el arte no ejerce sus fuerzas en el ámbito de la política. El arte no puede frenar el surgimiento de movimientos nacionalistas y gobiernos autoritarios en diferentes partes del mundo, por ejemplo, ni puede aliviar el trágico destino de los pueblos desplazados en todo el mundo (cuyas cifras representan actualmente casi el uno por ciento de la población mundial). Pero de manera indirecta, tal vez el arte puede ser un tipo de guía sobre cómo vivir y pensar en “tiempos interesantes” –otro eje de lectura para lo que propone Rugoff–. La 58 Exposición Internacional de Arte no tendrá un tema per se, pero destacará un enfoque general para hacer que el arte y una visión de la función social del arte abarque tanto el placer como el pensamiento crítico. La exposición se centrará en el trabajo de artistas que desafían los hábitos de pensamiento existentes y abren nuestras lecturas de objetos e imágenes, gestos y situaciones».

bienal de venecia 2019 muestra

De acuerdo con la curaduría, la Bienal de Venecia 2019 toma el potencial del arte para invitarnos a investigar cosas que aún no sabemos, nos haga preguntarnos las razones dentro de nuestro pensamiento, involucre y propicie el aprendizaje en cada uno de nosotros, y dejemos de lado la idea de que los significados o la información están dados (por otros) con tal de advertir que, en realidad, se encuentran en nuestro diálogo y la manera en cómo confrontamos realidades.

Por ejemplo, Venezuela…

Para la 58 Bienal de Venecia y la dirección de Rugoff, la manipulación de la información a través de fake news y las reflexiones que esto inaugura en una era de postverdad son el eje principal. Eje que hace evidente cómo el arte cuenta con la capacidad de cuestionar las ideas y las actitudes establecidas –les hace aparecer en un terreno blando–, aún cuando los agentes del gobierno o medios de comunicación intentan ocultar que las ficciones se toman por verdad y que hay una intención de oscurantismo en muchos de sus movimientos.

Eje que convierte al pabellón de Venezuela en una de las mejores instalaciones de la Bienal. Hasta la fecha, el espacio para dicho país sudamericano se encuentra cerrado y sin el más mínimo indicio de ocurrir lo contrario. El pasado 14 de mayo de 2019, un colectivo de artistas venezolanos intervino el lugar para protestar por la situación del país y las mentiras del régimen de Nicolás Maduro; «El régimen chavista ha empobrecido al país y la muestra clara es el abandono de la cultura, los pensadores y del arte. Podemos ver la decadencia del pabellón oficial de Venezuela, rodeado de basura y en profundo estado de deterioro. De la misma forma se encuentra el pueblo venezolano, abandonado, sin esperanza y bajo un grupo de dictadores mentirosos. Maduro, no mientas más», ha dicho Alberto Echegaray Guevara, artista que encabeza la acción.

bienal de venecia 2019 venezuela

De a poco, la no-participación de Venezuela en el encuentro ha validado la urgencia de lo que Rugoff expuso desde el minuto uno con sus intenciones de curaduría: que re-pensemos las historias oficiales, los discursos estatales, las diferentes posturas de lo vivido y discutamos sobre el hoy y el porvenir en todo sentido. Por un lado, tenemos al ministro de Cultura del régimen de Maduro, Ernesto Villegas, quien sostiene que desde el año pasado la participación en la Bienal de Venecia fue «torpedeada por el brutal criminal, antihumano y anticultural bloqueo económico y financiero»; por el otro, a artistas como Echegaray Guevara quienes afirman que el actual gobierno venezolano actúa en detrimento de su pueblo y para enriquecer a sus actores principales.

CONTENIDO RELACIONADO:

acento, México 2019.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest