Jean-Luc Godard y la Nouvelle Vague

Breviario Godard: 6 películas para adentrarte en su cine y estética

Seis cintas que necesitas para saber si amas el cine de Jean-Luc Godard o prefieres simplemente dejarlo ir de tu vida.

Si alguna vez has escuchado —o sabido— de la frase «todo lo que necesitas en una película es un arma y una chica», entonces sabes, aunque sea un poco, de Jean-Luc Godard. Si no, no importa. «Más vale tarde que nunca» y los únicos que se toman en serio que no conozcas a una leyenda del cine (todavía) son ese tipo de personas que se creen más interesantes que el resto por guardar datos culturales en su cabeza, pero en el fondo son más grises que el polvo. Además, volviendo a nuestra primera línea, resulta que esa frase ni siquiera es de Godard. Él mismo trató de aclararlo alguna vez. «C’est Griffith qui a dit ça, ce n’est pas moi» —fue Griffith quien lo dijo, no yo—.

Jean-Luc Godard filmando

Todo apunta a que en 1964, durante el anuncio de su próxima película Bande à part, el cineasta respondió a la pregunta ¿qué quieren los espectadores? diciendo «Una chica y una pistola. Es para satisfacer sus deseos que he hecho, y que Columbia distribuirá Bande à part, una historia segura que venderá muchas entradas». Sin embargo, se tiene registro de que fue D.W. Griffith –director a quien Godard admiraba— en una entrevista de 1922 quien formuló esta idea primero. Incluso, se discute si esta idea provino de George W. Sears en 1881 o de John Philip Sousa en 1919. En cualquier caso, esto habla de cómo comprendía Godard el cine del siglo XX. Dónde encontraba los parangones de lo comercial, pero cuánto estaba dispuesto a proponer nuevas formas de narrar eso que la gente esperaba de una buena historia.

Y justamente de esto se trata este listado. De proveerte con las películas, tal vez no más importantes en la filmografía de este director franco-suizo, pero sí las que debes ver para entender por qué es quien es en la historia de la pantalla grande. Ya una vez que las hayas visto podrás decir que lo conoces realmente y si te gusta o no. Que también es muy válido… nadie te obliga a decir que te encanta, sólo porque es un cineasta histórico.

Breviario Godard

Antes de continuar, recuerda que:

  1. Él fue exponente de la Nouvelle Vague —también conocida como el New Wave Francés—, un movimiento cinematográfico que surgió a finales de los 50 en el siglo XX.
  2. Su éxito comenzó gracias a la intensidad de su forma de narrar. Cortes, yuxtaposición de imágenes y sonidos, diálogos que caen en la poesía y planteamientos existenciales, principalmente.
  3. Se dice que Jean-Luc Godard escribía sus guiones donde la inspiración le tomaba. Incluso, cinco minutos antes de grabar; tal vez en una servilleta arrugada.
  4. No utilizaba sets; prefería que sus escenarios fueran lo más real posible.
  5. Mucho de producción se fundamentaba en espiar y documentar los rostros anónimos de la ciudad. Fundiendo, digamos, la línea entre el documental y la ficción.
  6. En su cine no existe la preocupación por un arreglo impecable de los actores, pero sí la búsqueda por contar historias de manera perfecta y como nunca antes se había visto.

Películas para conocer (un poco mejor) a Jean-Luc Godard

Describir su cine necesita mucho tiempo y, muy probablemente, a un experto o a alguien que haya hecho una tesis acerca de dicha obra. En especial, si consideramos que este director tuvo distintas etapas a lo largo de su carrera y que las últimas producciones que realizó fueron en 2018. Aquí nos quedamos con piezas que pertenecen a sus episodios de la Nouvelle Vague, de su segunda ola, así como de feature y mediometraje.

Vayamos en orden cronológico.

Breathless (1960)

El filme que lo inició todo. Convertida instantáneamente en un ícono de su época, esta película nos da a una Jean Seberg mítica, un famoso corte de pelo andrógino, un Jean-Paul Belmondo onírico, un tema a piano que estremece y una fotografía llena de energía.

Rodaje en exteriores, diálogos improvisados, narrativa suelta, cortes en salto, «desajustes» deliberados entre planos, referencias a la historia del arte y colisiones entre la cultura popular y la alta. Mucho de esto se desencadenó en el cine gracias a esta creación.

Pierrot le fou (1965)

Una de las joyas más grandes que existe en la cinematografía. Está bien… dijimos que no tenía por qué gustarte a la fuerza Jean-Luc Godard, ¡pero es que de verdad ésta es una gran pieza! Un romanticismo tan sensual y encarnado, tan envolvente y emocionante, que olvidarás que estás viendo una película de culto.

Week-End (1967)

Una película que contrasta fuertemente con aquel año conocido como El verano del amor, y que a su vez marca el fin del New Wave Francés. Protagonizada por Mireille Darc y Jean Yanne, tenemos a una odiosa pareja burguesa que tiene el objetivo de asegurar para sí mismos una herencia familiar. Lo cual les embarca en una suerte de Odisea —literalmente— narrada por los ángeles del infierno. Muerte, destrucción, críticas al colonialismo, una aparición de Emily Brontë y un toque de canibalismo nos llevan de la mano por una revisión de la sociedad actual.

Una cinta de tinte comercial que cuenta con el legendario Jacques Dutronc como protagonista, al lado de Jean-Claude Carrière y Anne-Marie Miéville. Pero que nada te engañe. Ésta es una película tan experimental como cualquiera otra creación de Jean-Luc Godard, en términos técnicos como argumentativos.

En un decadente crucero por el Mediterráneo, un juego de metáforas en torno a los juegos de azar y la gula se despliega frente a nosotros. Un análisis en torno al malestar capitalista que, casi proféticamente, vaticinaba el destino de esta embarcación lúgubre en la costa italiana. El naufragio, la muerte de 32 personas y el encallamiento del Costa Concordia dos años después hicieron realidad las reflexiones trágicas que este director nos dio en HD.

compartir

Paris Jiménez

Paris Jiménez

RELACIONADOS