pensamiento moderno david de miguel ángel

¿Qué es el pensamiento moderno?

¿Qué es el pensamiento moderno? ¿Cuáles fueron las características de la Modernidad? Aquí un breve resumen de esta forma de ver el mundo.

La historia del ser humano ha pasado por varias etapas ontológicas y epistemológicas. Pero, ¿qué quiere decir esto? Bien podríamos aclararlo como distintos episodios en la aventura humana de analizar la realidad y su forma de SER —lo ontológico—, así como la manera que tenemos de conocer y aprender éstas y muchas cosas más —lo epistemológico—. Ahora, entendiendo esto, debemos explicar también que de entre todos estos importantes capítulos, el que corresponde al pensamiento moderno o lo que solemos llamar «modernidad» fue uno de los más importantes. Tan es así, que podemos entenderlo como un fenómeno intelectual que sigue vigente.

La razón, como una herramienta para comprenderlo todo, siempre estuvo presente; solamente que jugó un papel distinto en cada etapa de la historia, dentro de las cuales realizaba —cada cierto tiempo— rupturas con lo establecido.

Desde la Antigüedad se creía que el ser humano era uno con el cosmos y la naturaleza; entonces, la palabra individuo o sujeto no tenían la misma connotación que tienen hoy, contemporáneamente. Se era UNO con el TODO.

Posteriormente, con el paso de los siglos, específicamente en el terreno medieval de los siglos XII y XIII, la escolástica a partir de la lógica aristotélica y platónica fue articulada para la fundamentación cosmológica-religiosa del mundo, en donde elementos como el alma y la intuición guiaban las acciones y el pensar del ser humano. Esto es: la herencia filosófica del mundo griego se utilizó para comprender y sostener las revelaciones cristianas. El pensamiento clásico se subordinó a la fe para poder armonizar pensamiento y dogma. Aquello que predominaba como representación de lo que se comprendía por razón ahora estaba en función de Dios.

Pero no fue sino hasta el famosos giro copernicano cuando la primera ruptura que dio pie al pensamiento moderno apareció. Cuando la relación con lo divino y el mundo se puso en cuestionamiento.

De Mateus Campos en Unsplash

¿Cuándo fue la Modernidad?

Algo fundamental que decir al respecto es que el pensamiento moderno es la mentalidad de una época que no es perfectamente «ubicable» en el tiempo de forma concreta, pues se trata de un proceso histórico de largo aliento que fue ocupando terreno poco a poco ya desde el medioevo. Hablar de un siglo XVII sería ya un plano demasiado tardío de la misma forma de pensar que estamos analizando.

Sí, tiene momentos identificables, pero nada en temporalidades cerradas, ya que aún seguimos replicando y echando mano del pensamiento moderno. Otra cuestión a considerar es que la etapa categorizada como Modernidad, configuraba el modo de sentir, actuar y pensar del ser humano. Se da un vuelco distinto a las categorías que conformaban y entendían al mundo.

¿Qué es la Modernidad?

El pensamiento moderno se presentó entre los más ilustrados de Europa. Sin embargo, la verdadera señal de que el pensamiento moderno comenzó a transformar el mundo se podía hallar en lo cotidiano; como el transporte, el comercio, los descubrimientos, la filosofía, etcétera.

Hoy prevalece esta mentalidad; solamente es cuestión de recapacitar en ello, y hasta en eso hay algo de pensamiento moderno: el cuestionarse. La mayoría de los cálculos y mediciones que realizamos para cada ámbito de nuestra vida, desde pararnos a cierta hora, llegar al transporte a tiempo, planear la comida, el trabajo y los trámites; hasta la manera de autorregular nuestros comportamientos en sociedad.

La ciencia no es la única en ser fruto del pensamiento moderno. Las reglas morales, la historia, el arte y el cómo los pensamos son producto de éste.

5 puntos para entender el pensamiento moderno

· Lo que provoca el giro copernicano en la percepción del UNO con el todo es la transición hacia la subjetividad, es decir: el sujeto. Cuando el ser humano ya no es el centro de todas las cosas junto con el todo, sino solamente una pequeña parte divagando en el cosmos infinito, se pasa de medir las cosas a partir del absoluto a medir las cosas desde el ser humano y sus sentidos. Naturaleza y sujeto son dos cosas distintas, las cuales el mismo individuo como alguien libre, puede dar cuenta de ello. Así nace la subjetividad, el sujeto.

· En la modernidad —producto del nacimiento del sujeto— la “naturaleza” del mismo comienza a ser forjada. Esa nueva “naturaleza” se llama cultura y se desarrolla en el riel de la historia; el sujeto tiene injerencia en ésta como alguien libre de pensar, sentir y actuar creando un proyecto a futuro. Dentro de la cultura hay dos pilares de creación del mismo individuo; el arte y la técnica, como herramientas para articular su nueva morada histórica y para tener registro de la misma.

· La conversión del alma en sentidos y razón. Con ello poco a poco se pasa del alma como ese centro donde las cosas se convierten en objetos separados del individuo y ya no más como complementarios a éste. Los sentidos observan las cosas externas al sujeto y por medio de su cuestionamiento aquello que duda no es el alma, sino la razón misma. Esto también contribuye a emancipar al ser humano de su unidad con el todo.

· La razón como medida de los objetos convierte al mundo en algo que puede moldearse y transformarse. De esta manera comienza el dominio y control para poder dar lugar a lo proyectos del ser humano a partir de la medición, el cálculo y la previsión.

· Finalmente, por medio de la razón que transforma al mundo, se libera al ser humano de sus constricciones mediante cálculos y mediciones —es decir, trazar medios para lograr fines—; el sujeto, además de verter su racionalidad en el mundo externo, también lo hará en la manera de organizarse en sociedad, tratando de reducir en medida de lo posible aquellas formas en las que la irracionalidad se presenta. La burocracia, los sistemas o regímenes políticos, la guerra misma, son medidas perfectamente racionales en las que se evita lo irracional y el ser humano trata de controlar lo social.

Material complementario

Por otro lado, aquí te dejamos un video para que complementes las ideas ya vertidas aquí:

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Síguenos en

Lo más leído

Suscríbete a nuestro Newsletter

Las historias de la semana que vale la pena leer.

SIGUE LEYENDO

RELACIONADOS