VIH

La lucha contra el VIH: Mitos, datos y breve cronología

La lucha contra el VIH ha tenido altibajos. La mayoría por ignorancia o malas decisiones gubernamentales. Revisa su historia para derrocar sus mitos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Durante los primeros años de la epidemia, surgió lo que hoy conocemos como Activismo en Tratamientos del VIH; mismo que resultó de la reacción política entre jóvenes estadounidenses —mayoritariamente homosexuales—, quienes atestiguaron una enfermedad desconocida, propagada de forma incontrolada y que produjo un número muy elevado de muertes en dicha comunidad. Aquellos fueron años de incertidumbre y pánico ante un padecimiento misterioso.

Lucha contra el VIH

Nacieron entonces grupos como ACT UP, los cuales demandaban a laboratorios farmacéuticos y organismos gubernamentales el acceso temprano a fármacos experimentales y la aceleración en los procesos de aprobación para los mismos. Urgían medicamentos eficaces para tratar las enfermedades oportunistas del VIH y, otros, que actuaran directamente contra el virus. Para esos años, nada detenía la progresión de la infección.

  • 1981. Los Centros para el Control de las Enfermedades de EE.UU. describen cinco casos de neumonía por Pneumocistys carinii y varios casos de sarcoma de Kaposi.
  • 1982. La nueva enfermedad recibe el nombre de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).
  • 1983. Se descubre el virus que causa el SIDA.
  • 1985. Se comercializa el primer test ELISA para diagnosticar la infección.
  • 1986. El virus recibe el nombre de Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Lucha de VIH

Los 90

A finales de los 80 aparecieron los primeros antirretrovirales y sus subsecuentes innovaciones; sin embargo, los primeros años 90 son muy duros y dolorosos. Muchos hospitales se vieron desbordados por el gran número de personas que requerían atención hospitalaria por VIH/SIDA; a su vez, el tratamiento simultáneo de diversas infecciones oportunistas en personas inmunodeprimidas resultó bastante complejo. Para aquel entonces, debido a diversos tipos de infección, algunas personas perdieron parcialmente la vista; para otros, la ceguera fue total. Otras complicaciones se hicieron latentes, prácticamente palpables, y los años 90 se convirtieron en un momento de máxima discriminación hacia las personas con VIH.

  • 1987. Se aprueba AZT (zidovudina, Retrovir) y un test de diagnóstico del VIH más sensible, llamado Western blot.
  • 1991 – 1994. La FDA aprueba progresivamente los siguientes tratamientos: ddI (didanosina, Videx), ddC (zalcitabina, Hivid) y d4T (estavudina, Zerit).
  • 1995. Empieza la era del Tratamiento Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA)

Durante la XI Conferencia Internacional del SIDA, celebrada en Vancouver (Canadá) en 1996, se dieron a conocer los resultados más esperanzadores vistos hasta entonces: una posibilidad de tratar el VIH con terapias combinadas y detener la progresión de la enfermedad.

Manifestaciones contra el VIH

Fueron años optimistas. Se constataba la recuperación rápida de muchas personas con SIDA y, la euforia fue tal, que las teorías sobre la erradicación del virus cobraron fuerza. Sin embargo, la victoria cantada duró poco tiempo, puesto que el objetivo de la curación a corto plazo se alejaba, a la vez que aparecieron los primeros informes de toxicidad grave asociada al uso de las nuevas terapias.

Hacia el nuevo siglo

Una tecnología experimental llamada prueba de carga viral, ya incorporada desde años atrás en la investigación, se comenzó a usar en la práctica clínica para dar seguimiento de la progresión de la infección y de la eficacia del tratamiento antirretroviral.

Sin estas pruebas, quizá nunca se hubiera desarrollado la terapia antirretroviral que hoy conocemos.

  • 2000 – 2013. La UNAIDS negoció con las farmacéuticas la reducción de precios en antirretrovirales, se aprobó el test rápido de VIH, se levantó la prohibición de entrada a EE.UU. para personas con VIH y las muertes a causa del SIDA cayeron un 30%.
  • 2017. Por primera vez, más de la mitad de la población mundial que vivía con VIH recibe tratamiento antirretroviral: un récord de 19,5 millones de personas. Se presentó evidencia científica de que las personas que se adhirieron al tratamiento y lograron una carga viral indetectable no pueden transmitir el virus.
  • 2018 – 2019. Se estima que el 79% de las personas que viven con VIH conocen su estado. Que 78% de las personas que viven con VIH han recibido terapia antirretroviral (TAR) y el 86% ha logrado la supresión del virus del VIH, sin riesgo de infectar a otros. No obstante, la lucha sigue y los riesgos siguen siendo altos si no se toman las medidas necesarias.

Protestas contra el SIDA

Hechos del VIH

No puedes contraer VIH: conviviendo con una persona que tiene una carga viral indetectable (según un profesional de la salud) —aún si comparten baños, mobiliario, comida, bebidas, utensilios, material de trabajo y ropa—, tocando a alguien con VIH —esto incluye besos, masturbación mutua, sudor, lágrimas, orina y heces—, tocando condones usados o respirando el mismo aire que una persona con VIH. Tampoco puedes contraerlo mediante picaduras de insectos, agua, estornudos o escupitajos. Procesos médicos, tatuajes o piercings deben hacerse con agujas completamente nuevas para también ser prácticas descartadas.

No puedes prevenir o curar VIH: bañándote o aseando tus genitales después del coito, teniendo relaciones sexuales sólo con personas vírgenes, usando la pastilla de control natal, usando remedios caseros o herbales, ni siendo abstemio. Los únicos métodos confiables son el uso del condón y el uso de PrEP.

La comunidad LGBT+ no es el único sector vulnerable: Como la mayoría de las enfermedades, el VIH no discrimina entre tipos de personas. El virus puede transmitirse a cualquiera a través de relaciones sexuales sin protección, leche materna infectada, agujas usadas y contacto directo con sangre seropositiva.

Recuerda hacerte una prueba periódicamente si crees que has tenido exposición al virus.

*Con información de hiv.gov y gtt-vih.org

 

CONTENIDO RELACIONADO:

acento, México 2019.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest