everything everywhere all at once

‘Everything, Everywhere All at Once’ y el poder de las decisiones

Everything, Everywhere All at Once lleva la cuestión del multiverso a un punto crítico que puede caer en el absurdo, donde TODO es posible.

Spoiler Alert. El concepto del multiverso es abrumador. Pensar en todas las posibilidades que pueden existir por tomar una u otra decisión. Desde una situación tan sencilla como tomar una ruta distinta al trabajo o una tan compleja como estudiar otra carrera, esto puede generar una curiosidad ansiosa —y hasta obsesiva— por el «qué hubiera pasado si». Es una sensación que abre el cuestionamiento por ver y vivir esas otras realidades, si es posible. 

Tan complejo que hoy se ha convertido en una constante al interior de la cultura pop con ángulos completamente distintos. Un pretexto para la apertura de infinitas posibilidades de tramas e historias en el universo Marvel. Incluso, una parodia existencialista en Rick & Morty y una segunda oportunidad para elegir otra vida que sea más atractiva o mejor que la actual en La biblioteca de Medianoche

Y es que el multiverso lo es todo y nada a la vez. Saber que absolutamente todo es posible abre caminos infinitos de decisiones, lugares, personas, aspiraciones, metas y cualquier cosa que pudiera suceder en nuestra vida; tan infinitos que podría ser absurdo. Everything, Everywhere All at Once lo entiende y aborda perfecto.

La infinidad del universo

Everything Everywhere All at Once lavandería

En esta película, dirigida por los Daniels (Daniel Kwan y Daniel Scheinertque), el multiverso es cuestionado desde lo absurdo a lo largo de toda la historia. Y es que si todo puede existir, ¿por qué no podría existir un universo en donde todos tuvieran manos de salchicha? 

En la trama, Evelyn es una mujer con una vida que se puede calificar como triste. Su esposo la va a dejar, está en medio de una auditoría fiscal y la relación con su hija es complicada. Hasta que su esposo de otro universo llega a pedirle ayuda, porque es la única que puede salvar el multiverso de Jobu Tupaki. 

¿Cómo una mujer tan plana es la única que puede lograrlo? Justo por eso. Su mediocridad le concede la posibilidad de tomar las habilidades de cualquier Evelyn en el multiverso. 

Para lograr ese “salto” debe hacer algo absurdo, soplarle la nariz a alguien, cortarse las manos con una hoja de papel o decirle a su auditora «te amo». Las habilidades que toma también llegan a ser absurdas, como la habilidad de cocinar en un tepanyaki para maniobrar ciertas armas o incrementar su capacidad pulmonar de una realidad en la que es cantante para mantener su respiración por más tiempo. Cada realidad es muy distinta y Evelyn comienza a entender la infinidad del universo.

Los múltiples universos… ¿no tienen sentido?

Everything Everywhere All at Once multiverso

En una de las realidades, observa lo que hubiera sucedido de no quedarse con su esposo. Es una estrella de cine exitosa y, durante un lapso, regresa constantemente sólo para ver cómo eso pudo suceder. El multiverso visto desde una óptica existencialista también representa un escape de tu realidad. Y tener ese acceso a un lugar donde no existe tal “razón” por la que sufres en el presente es atractivo, pero seguro en ese universo —el cual parece mejor— habrá otro problema; y así será hasta que podamos darnos cuenta de que literalmente todo es posible. 

También funciona a la inversa: no sólo hay otra clase de problemas en otras realidades, sino sueños y metas con infinidad de posibilidades. Evelyn domina las artes marciales y tiene los meñiques más fuertes, pero también es una piñata. Si literalmente todo es posible, entonces todo carece de sentido. 

Jobu Tupaki, quien en realidad es Joy, la hija de Evelyn, lo sabe. Es capaz de ver y acceder a todo en todo el universo y decide guardarlo en un everything bagel, para eventualmente destruirlo.

Hagamos un paréntesis para hablar de la perfecta simbología del bagel. En primer lugar, es un claro símbolo del nihilismo de Jobu, porque saber que hay una realidad infinita hace que nada importe. El bagel es un recurso que vemos a lo largo de toda la película: en los círculos de todas las deducciones que debe hacer Evelyn e incluso en las lavadoras del negocio familiar.

De bagels y ojitos movibles

Everything Everywhere All at Once Jamie Lee Curtis

Ahí está el absurdo otra vez: que todo el universo esté concentrado en un solo bagel es alucinante. Según los directores, eligieron un bagel por varias razones. Una de ellas tiene que ver con “el radio de Schwarzschild”, fórmula física que se puede aplicar en cualquier objeto y que, según su densidad, se puede convertir en un agujero negro porque «¿no sería divertido que Jobu Tupaki lo hiciera en un bagel? Esta película es sobre todo», comentó Kwan.

Infinito

Ahora, existe una antítesis del bagel. Otra simbología perfecta que vemos a lo largo de la película. Así como el bagel, una circunferencia con un centro vacío representa el todo, los “ojitos”que Waymond —el esposo de Evelyn— pone en todos los objetos que encuentra para alegrarlos, son lo opuesto. Una circunferencia con un vacío alrededor y un centro tangible que pueden representar las pequeñas cosas de la vida. 

Cuando Evelyn también es capaz de verlo todo, llega al punto de quiebre y Jobu le pide que la acompañe a destruir el bagel para que juntas puedan liberarse de ese infinito encierro de posibilidades. Si nada importa, entonces las deducciones o las fiestas familiares no significan nada y no tiene a qué aferrarse. Hasta que identifica una constante en la mayoría de sus realidades: la compasión y el amor de Waymond, y cómo él es capaz de ver la bondad a través de la empatía, incluso en una realidad en la que no se queda con ella, le dice que la entiende.

Eveything, Everywhere All at Once es una invitación a replantear el verdadero valor de las cosas. Quizás es una realidad que todo es posible y, por lo tanto, el acceso a ese todo hace que nada tenga sentido. Se pierde la unicidad de las cosas, pero entonces el poder de decisión se hace mucho más fuerte. Decidir qué de todo eso es lo que más importa y valorarlo desde un modo consciente es lo que lo hace más grande, y que incluso en los escenarios más absurdos, como en un universo en donde todos tienen dedos de salchichas, existe el amor y la compasión. Justo donde menos lo esperas.

compartir

Regina Montes de Oca

Regina Montes de Oca

RELACIONADOS