Pulsos subterráneos: Memoria por la disputa de lo común entre las comunidades en resistencia

Pulsos subterráneos es un proyecto introspectivo sobre la experiencia de las comunidades en resistencia contra proyectos mineros defensa del territorio...
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

Pulsos subterráneos es un proyecto introspectivo sobre la experiencia de las comunidades en resistencia contra proyectos mineros en defensa del territorio; sin embargo, no se trata de un documental cualquiera, ni de una investigación periodística, sino de un performance audiovisual que propone fragmentar el relato a través de proyecciones simultáneas que rompan la narración lineal y apuesten por otras lecturas de la situación que viven dos comunidades asediadas por la minería, Vetagrande en Zacatecas y Capulálpam en Oaxaca.

Elena Pardo es una artista visual y realizadora de documentales mexicana y miembro del Sistema Nacional de Creadores y directora del Laboratorio Experimental de Cine. Durante el último año, Pardo realizó distintos viajes a sendas localidades con la intención de registrar sonora y visualmente sus experiencias para crear una pieza de cine expandido.

“La intención es evocar un acto de resistencia”

elena pardo pulsos subterráneos

Para Elena Pardo, el cine expandido está relacionado con la fragmentación de un relato lineal y por lo tanto, trae consigo la obligación del público de participar y construir un relato por sí mismo:

“(Pulsos subterráneos) se trata de sacar al cine de lo que normalmente hacemos… uno está acostumbrado a que hay un guión muy claro que te va guiando de principio a fin para que no te pierdas y entiendas que hay un personaje, una situación concreta que se enlaza y tiene un desenlace. El cine expandido trata de romper esa narrativa lineal a la que estamos acostumbrados y presentar las cosas fragmentadas de tal manera que no se hace una lectura tan directa. Entonces tienes que poner de tu parte para interpretarlo y requiere más participación de quien lo ve para sacar algo de ahí”, afirma Elena, quien presentó Memoria por la disputa de lo común I, la primera parte de tres entregas el 27 de octubre pasado en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo.

“Dentro del espacio de proyección estoy yo con mis proyectores, la gente puede ver lo que estoy haciendo y cómo voy mezclando la película en vivo”, explica antes de iniciar con el performance. “Estaré en la sala con proyectores de 16mm. Los músicos también están ahí sobre el escenario. Invita por un lado la participación del público en el armado de la pieza, se proyecta simultáneamente y cada quien va armando un poco de su versión de lo que está viendo”.

Pulsos subterráneos: Memoria por la disputa de lo común en Zacatecas y Oaxaca

pulsos subterráneos elena pardo

Memoria por la disputa de lo común I inicia con el registro audiovisual de experiencias de resistencia y lucha, de la transformación del territorio y de la organización de estas comunidades contra los proyectos mineros:

“Tanto Vetagrande en Zacatecas como Capulálpam en Oaxaca están enfrentando una situación relacionada a la minería. Memoria por la disputa de lo común es un retrato de cómo cada una enfrenta esta situación”, cuenta Pardo mientras describe la relación histórica de la minería con ambas comunidades:

“Por un lado, Vetagrande es una mina que data del siglo XVI y que nunca ha cerrado, pero ahora como es una minería a mayor escala está destruyendo el pueblo porque están perforando muy cerca de la localidad. Por primera vez en toda la historia de Vetagrande, están teniendo problemas con la minería. En Oaxaca existió antes una mina, ya la habían cerrado y quieren volverla a abrir. Hay un conflicto ahora con la comunidad, que no quiere que se abra esa mina. Esas son las dos situaciones sobre lo que estoy trabajando y tratando de entender qué pasó en cada uno de los lugares”.

La génesis de este proyecto surgió mientras Pardo trabajaba en ambos sitios. Mientras que en Oaxaca impartió talleres de cine en el Campamento Audiovisual Itinerante en Capulálpam y otras comunidades vecinas de la Sierra Norte, el tema de la minería escaló y surgió el conflicto en la comunidad. 

pulsos subterráneos elena pardo

La experiencia personal de Elena sirve como punto de partida para acercar al público a la situación de las comunidades: “ellos (los pobladores de Capulálpam tienen claro que no quieren mineras y salió a la luz de que ya estaba concesionado su territorio. Me tocó vivir el surgimiento de ese problema que no estaba presente y ver un poco desde donde estoy cómo se organizan y cómo con mucha efectividad lograron que no pudiera echarse a andar la mina. La comunidad se protegió legalmente y por ahora la mina no puede trabajar”, afirma la artista audiovisual.

En Vetagrande, Zacatecas, Pardo instruyó talleres de grabado y a pesar de que la relación de la comunidad con la mina ha sido implícitamente aceptada a lo largo de la historia, los hundimientos producto de la extracción minera alcanzaron a la localidad, que entonces debió organizarse para hacer frente a esta nueva problemática que modifica la geografía, la cultura y el territorio:

“Me interesó tratar de entender más lo que sucede y los cambios que surgen a partir de esa situación. En Vetagrande lo que ha ido cambiando es el paisaje, la minería a gran escala va rascando los montes y transformando el paisaje”.

Pulsos Subterráneos / Underground Pulses from Elena Pardo on Vimeo.

La pieza se pone en marcha cuando Elena interviene la proyección de 16mm, mientras que Kunt Vargas, trombonista de Tlahuitoltepec, Nahú Rodriguez, artista sonoro y Fabián Campuzano, músico experimental, mezclan ambientes sonoros y música en vivo con la pieza que se está proyectando.

La idea de Elena Pardo es que el material de Pulsos subterráneos pueda tener salida en otros formatos y soportes, además de llevarlo a las comunidades donde fue realizado: “mi intención sería darle otra salida. Hay muchas fotos y testimonios, quiero presentarlo en Oaxaca y Zacatecas pero será hasta el otro año”, finaliza.

CONTENIDO RELACIONADO:

acento, México 2019.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest