Melanie Smith: qué significa el arte en la era de la farsa y el artificio

Entrevistamos a Melanie Smith acerca de la exposición "Farsa y Artificio" una muestra panorámica de su obra que se presenta de manera simultánea en el MUAC Museo Universitario Arte Contemporáneo y el Museo Amparo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

En el 2010, 3 mil estudiantes de escuelas públicas mexicanas fueron convocados por la artista Melanie Smith a la cancha del Estadio Azteca para ser parte de una pieza que puso en entredicho los límites entre la pintura y el arte acción. La obra consistió en una serie de mosaicos que deconstruían imágenes de la historia del arte y de México; como el cuadro rojo del suprematismo de Malevich alternándose con el rostro del Santo, el enmascarado de plata y otros imaginarios nacionalistas como la patria.

La esencia de esta obra era resignificar colectivamente la articulación de los imaginarios en el caos, como un desmantelamiento de la red simbólica con la que las ficciones de identidad nacional y cultural que se construyeron en la Modernidad continúan replicándose en la contemporaneidad aun cuando su vigencia hace tiempo que ha expirado.

Patria, 2011  
Impresión digital sobre algodón 
68 x 88
Cortesía de Peter Kilchmann Galerie
Crédito fotográfico: Rodrigo Valero

Lo urbano, el color, el cuerpo, la naturaleza, la arqueología y la escala, son conceptos que se fragmentan en preguntas escritas entrelíneas de cada obra de Melanie Smith, como ejes temáticos que han estado presentes desde sus obras más tempranas. Melanie -de origen inglés- confiesa que gran parte de su estética ha sido definida por el hecho de habitar la Ciudad de México y encontrarse rodeada de un mundo sintético ha despertado su lado barroco, lleno de múltiples posibilidades, pero principalmente la idea de indagar “detrás del escenario” como experiencias en las cuales lo terminado, lo puro, y lo presentable -como la pintura en su concepción tradicional- no es sino el artificio o la simulación de lo que podría ser.

Hoy, estos cuestionamientos, se reúnen en la exposición Farsa y Artificio que se presenta de manera simultánea en el Museo Universitario Arte Contemporáneo MUAC y el Museo Amparo. En el marco de esta muestra, conversamos con Melanie Smith acerca de la pregunta por la historia -o las diversas historias que nos construyen- y la construcción de significados en el contexto contemporáneo.

Xipetotec, 2011  
Impresión digital sobre algodón 
68 x 88
Cortesía de Peter Kilchmann Galerie
Crédito fotográfico: Rodrigo Valero

“Me interesa mucho la idea del marco físico y el marco geopolítico” Melanie Smith.

Tal como en Estadio Azteca Smith fragmentó el cuadro rojo de Malevich, la constante pregunta en su obra radica en cómo podemos romper los rígidos esquemas de la pintura, para re-cuestionar los ismos en su valor presente ante la contemporaneidad, así cuando el marco físico se rompe se quiebra a la par una historia convenida en el contexto en el cual se desarrolla la acción. Esta intencionalidad se manifiesta en el interés de Melanie por pintar en vivo, en una analogía del performance como imagen cinematográfica que se desarrolla en tiempo real.

A lo largo de la exposición, acompañando a los videos e instalaciones, Smith nos obsequia una conexión entre varias pinturas vinculadas con la imagen en movimiento, líneas que se extienden de sala en sala, rodeadas por un marco blanco que revela su naturaleza como fragmento de “algo más” que no llega a consumir su borde, sino que puede crecer hasta ser parte de algo más grande que aun no ha sido creado -o pintado-. Sin embargo, como en el taller del restaurador, revelar el proceso es más importante que la obra terminada en apariencia.

“Yo diría que no soy pintora, pero me gusta ver a la pintura como la ilusión de una superficie viva, porque siento que mientras la fotografía es una imagen muerta, la pintura por su materialidad está viva”. Melanie Smith

Diagrama 70, 2017
Óleo sobre MDF
37 x 32 cm
Crédito fotográfico: Melanie Smith

Cuando la pintura trasciende el marco hacia el arte acción y el video ¿qué pasa alrededor de la ilusión de lo pictórico?

 

Otro elemento de gran importancia en su obra es el color, al cual considera como un elemento químico de la modernidad -pues casi nunca lo utiliza como pigmento natural- que no tiene forma ni límites, es capaz de expandirse y permear en el espacio. Como el color siempre se escapa de definición es el elemento que acompaña la pregunta por la mirada en la obra de Smith.  Entonces ¿dónde se manifiesta lo pictórico de manera conceptual y estética en la obra de Melanie? La respuesta transita desde el momento en el que filma y solo ve el monitor, no lo que pasa a su alrededor, la respuesta es la composición y la construcción de una nueva imagen frente a sus ojos, así como cuando permite que el color navegue hasta atravesar, sin control, su propia presencia.

“Cada vez me estoy alejando un poco más de la dirección. Hay algunas cámaras que están programadas y otras que no, pero yo básicamente me enfoco en cómo se construye la imagen en pantalla” Melanie Smith.

Still de María Elena, 2018
Full HD (1920 x 1080)
24:30 min
Cortesía de Peter Kilchmann Galerie
Crédito fotográfico: Julien Devaux

Ante ese paradigma pictórico, el reto de Melanie es cómo no describir de manera realista un paisaje, cómo convertirlo en experiencia para vivirlo de una manera afectiva y no literal.

 

“Siento que lo que estoy haciendo es invirtiendo escalas, enfocarme en fragmentos de paisaje, en una relación micro-macro sin medias tintas, un zoom in, zoom out donde la descripción no es panorámica” afirma Melanie, quien describe sus videos como viajes “al revés” ya que no se trata de travesías para descubrir, sino de documentar el espacio heterotópico, como otro espacio que existe por sus peculiaridades y no de manera estática.

Las obras de Melanie son ambientes de un presente particular, que responde a una relación espacio temporal, en los cuales no solo se explora el paisaje sino sus cuerpos y fenómenos. Además, en el paisaje, Smith establece conexiones geológicas con la extracción, la colonización, la industria y otras conductas humanas que desafían lo orgánico. Esto se refleja en proyectos como María Elena, acerca de una mina explotada por la familia Guggenheim en los años 20 y Fordlandia, donde Henry Ford en la misma época construyó en la selva amazónica un intento de “civilización” para la extracción de caucho para la fabricación de llantas.

En las piezas de Melanie, la naturaleza se defiende y se apropia de la ruina a la que condena a los proyectos que fracasan en la lucha contra lo salvaje del entorno. Su lenguaje, a diferencia del video y el cine, se expresa mediante vibraciones, texturas y cuerpos, siempre en contrasentido de la temporalidad moderna.

Still de Fordlandia, 2014
Video Full HD
29:42 min
Cortesía de Peter Kilchmann Galerie y Galeria Nara Roesler
Crédito fotográfico: Julien Devaux

Melanie Smith, como restauradora de la historia del presente, reúne fragmentos del pasado para crear una singularidad contemporánea.

 

Irreversible, ilegible, inestable, es el título de una de sus instalaciones, pero también es un listado de los términos básicos que establecen o describen la labor de un restaurador: hacer legible el objeto, estabilizarlo en el tiempo y poder deshacer lo que hizo. Sin embargo, para Melanie el arte es todo lo contrario, una búsqueda por la inestabilidad que define como “contrarestauración”, al producir algo nuevo a partir de la “restauración simbólica” de los fragmentos de la historia.

Para esta instalación que da la bienvenida al visitante en las salas del MUAC, Smith ha roto las piezas de tepalcate, para reproducirlas en plástico y resinas, hasta coleccionar un conjunto de elementos extraños que funciona de manera contraria a la restauración que encaja las piezas de un todo, pues en su obra la “contrarestauración” ensambla relaciones absurdas y lúdicas como nuevos conjuntos de formas de pensar. Podrás ver y tratar de hallar una imagen, pero ésta no se percibe con claridad. Tal como la historia, que siempre ha de leerse con el filtro de los discursos oficiales.

“Mi obra habla de la laguna de la ausencia más que de la presencia. No restaura el pasado, construye una nueva singularidad en el presente”. Melanie Smith

Irreversible, ilegible, inestable
Vía: melaniesmith.net

La historia del arte, es también una herramienta de Melanie Smith para hallar agujeros en la historia, pues le permite detectar aquellas preguntas que no desaparecen sino que se repiten constantemente en distintos tiempos.

 

Como lo ha hecho con obras de El Bosco y Peter Brueghel en Obscuridades bucólicas, durante la inauguración de la exposición Farsa y Artificio, Melanie ha dirigido una acción que reinterpreta la acuarela El círculo de los lujuriosos de la serie de ilustraciones que hizo William Blake con base en La Divina Comedia de Dante, haciendo una analogía sobre la vida londinense de su época marcada por la Revolución Industrial. En la intención de Blake, Smith encuentra asociaciones con la condición política de una sociedad a pesar de su distancia temporal.

Durante la acción, 28 cuerpos desnudos participaron mientras una cámara grababa la escena que se desarrolló en el escenario del MUAC, mientras la propia Smith lo observaba desde el Museo Amparo. La esencia de la obra es la distancia -virtual o temporal- “el lujo de la pintura es que el ojo puede apreciar toda la imagen de un solo golpe, aquí lo que estoy trabajando en esta especie de tablaux vivant es sobre lo estático de la imagen en movimiento que se vuelve para mí una composición pictórica. Aunque la imagen en movimiento está formada por secuencias, aquí es un solo despliegue en el tiempo” afirma Smith.

Proceso coreográfico para filmación en vivo de
The Circle of the Lustful de William Blake.
Crédito fotográfico: Alma Quintana

Farsa y Artificio en el Museo Amparo de Puebla y el MUAC en la Ciudad de México no se concibe como dos exposiciones paralelas, sino como una misma.

 

Si el tiempo y la distancia son la otredad para Melanie Smith, la virtualidad ofrece nuevos paradigmas, si una emisión de señal es capaz de conectar cualquier lugar del mundo con el museo, la premisa básica de esta exposición es rastrear de dónde viene la señal de los significados, quién los produce y quién los recibe.

Así, esta muestra es un paralelismo de las posibilidades de nuestra comunicación con el otro en la era contemporánea, la identidad ya no está en ningún lugar físico cuando hemos roto la relación espacio- tiempo. La turbulencia del cuerpo frente a las distancias, el artificio como simulación, y otras preguntas sobre la identidad se ensayan en cada una de las piezas de Melanie Smith quien confiesa que para ella, en la vida contemporánea la farsa y el artificio están presentes todo el tiempo: la farsa política, la farsa capitalista, el artificio del tiempo y la farsa de la distancia. La obra de Melanie indaga en el interior del artificio de la superficie del mundo que observamos, lo que podría ser cuerpo, lo que podría ser ausencia, lo que se escapa de nuestra mirada para ubicarse siempre detrás del telón. 

Farsa y Artificio, 2006
Instalación
Medidas variables
Cortesía de la artista
Crédito fotográfico: Marcelo Isarrualde

El Museo Universitario Arte Contemporáneo MUAC presenta Farsa y Artificio, curada por Tanya Barson y Alejandra Labastida, una exposición panorámica de la obra de Melanie Smith, de forma simultánea en el Museo Amparo de Puebla y el MUAC en la Ciudad de México, a través de cuatro mirillas que conectan ambos museos, vinculando asociaciones de fragmentos afectivos que se suceden en el trabajo de la autora.

Visítala a partir del 26 de mayo hasta el 6 de octubre. Más información en muac.unam.mx.

Imagen de portada:129 thoughts on insubstantial subjects and matter, 2010. 129 objects, mixed media, vitrines. Cortesía  de  Peter Kilchmann Galerie. Crédito fotográfico:  Marcelo Isarrualde

CONTENIDO RELACIONADO:

acento, México 2019.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest